fbpx

Mateo 20: 1-16

Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. 

Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. 

Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; 

y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. 

Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. 

Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados?

 Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. 

Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros. 

Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. 

10 Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. 

11 Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, 

12 diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. 

13 Él, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? 

14 Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. 

15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? 

16 Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.

Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.