GOLPE DE ESTADO AL PRESIDENTE BOSCH

Por Alcadio Valdez

Un día como hoy 25 de septiembre de 1963, los dominicanos nos levantamos de nuestras camas con la trágica noticia que el gobierno del Prof. Juan Bosch, había sido derrocado. El intento de establecer una democracia en República dominicana, quedo yugulado con la acusación Bosch era comunista y derogada la Constitución que elaboro el partido Revolucionario Dominicano que había postulado a Bosch como su candidato en las elecciones del 20 de diciembre de 1962.


El 20 de enero de 1963, los diputados constituyentes comenzaron los trabajos para dar al país una Constitución; el 29 de abril esta fue proclamada. Esta Constitución no era comunista lo que sucede es que daba muchas reivindicaciones a los pobres; la misma estaba inspiradas en las Constituciones de Weimar de la República Federal de Alemania, la México de 1917, la de Cuba de 1940, entre otras. La oligarquía con la iglesia católica a la cabeza se opuso a esas conquistas para los descamisados.


Cito algunas de estas reivindicaciones,
La misión del Estado consistía en eliminar los obstáculos que limitaban una efectiva participación de todos los trabajadores en la organización política, económica y social del país.


Prohibía la existencia de más de un sindicato por industria o establecimiento comercial, más de una federación por área de la economía y más de una confederación a nivel nacional.
Establecían, el derecho de los trabajadores “a colaborar con las empresas y el derecho de los trabajadores “a participar en los beneficios de las empresas.


El Estado garantizaría y protegería la propiedad.
Prohibía a los extranjeros adquirir la propiedad de la tierra en el sector rural y recibir concesiones para la exploración y explotación de recursos naturales.


El sistema escolar estaría sujeto a la organización y supervisión del Estado.
Los padres, tutores o encargados de la educación del niño tienen el derecho de decidir si a este se le instruirá o no en los principios de una religión.
Todos los niños tenían iguales derecho sin importar que hubieran nacido dentro o fuera del matrimonio.


Prohibía a los oficiales públicos especificar en los certificados de nacimiento y otros documentos oficiales si una persona era hija legítima o ilegítima.


Permitía a los tribunales de justicia, en ciertas condiciones, asimilar la unión consensual entre un hombre y una mujer a un matrimonio legítimo.
Como pueden ver en esta apretada síntesis que escribo, la Constitución de 1963 no era comunista debido a que garantizaba la propiedad privada; Bosch era un liberal que, junto a Rómulo Betancourt, José Figueres y Luís Muñoz Marín luchaban por el establecimiento de la democracia en América. Pero los oligarcas consideraban que todo el que planteaba conquistas para los humildes era comunista y por eso derribaron su gobierno.


Si Bosch hubiera terminado su mandato hoy fuera recordado como un presidente más; pero su derrocamiento lo convirtió en una víctima, y luego el 24 de abril de 1965, el pueblo junto a militares progresista encabezaron un movimiento para reponer el gobierno al liberal de Bosch, Estados Unidos intervino con 42 marines y Bosch paso a convertirse en un prócer de la patria.


Terminada la guerra de abril Bosch se autoexilio en España, viajo a las antípodas y se abrazo a marxismo como método de estudio de la sociedad; paso a ser un político antiimperialista llegando a participar como juez del Tribunal Russell II donde el Presidente de Estados Unidos fue condenado por los crímenes cometidos en la guerra de Vietnam. Esta fue una condena moral que levanto indignación en juventud norteamericana pues de pronto vieron que su país realizaba asesinatos a lo estilo nazis.


Finalmente, los que derrocaron el gobierno constitucional de 1963 nadie lo recuerda, en cambio el profesor Juan Bosch vivirá por siempre en la conciencia dominicana como: Duarte, Sánchez y Mella

Comparte el post...

También te puede interesar