¡LO QUE FÁCIL SE GANA, FÁCIL SE VA!

Se valora bien algo, cuando ha tenido que fajarte para ganártelo, siempre y cuando pretenda conseguirlo con facilidad, nunca les pondrás el debido valor.

Lo que decimos no solo se está refiriendo a la parte económica, sino también tiene que ver con la cotidianidad, por ejemplo, algunos estudiantes quieren pasar de curso, pero no quieren estudiar, prefieren que les digan lo que viene para el examen, se interesan en pasarlo a como dé lugar.

En gran parte la juventud desea que todas las cosas, les sean fácil, caminamos por la ciudad y no vemos como se hacía en los tiempos de antes, cuando existía la pasión por la lectura, veíamos a los jóvenes en las afueras de sus casas, echando competencias, ahora utilizan las herramientas del internet, “para hacer la vida más cómoda”.

No dedican el tiempo en leer en los libros, solo navegan algunos minutos en el buscador de Google para resolver de modo fácil, algunos todavía son algo más cómodos, solo hacen un copy page y ni siquiera se molestan en colocar el nombre del autor de la obra, !Ay lo dijo!.

¡Lo que fácil se gana, fácil se va!, todo necesita de un gran esfuerzo para sentirnos orgullosos, de que valió la pena, por eso vemos a los corredores en un maratón se gozan, cuando llegan a la meta, no fue nada fácil, fueron muchas las horas de prácticas, consejos y sobre todo le pusieron pasión.

Cuando a nuestros hijos, les complacemos con todo los que ellos quieren, no les estamos haciendo un bien, al contrario, les estamos haciendo un mal, ya que se sienten apoyados y no valoran absolutamente nada, debemos hacerle entender que todo tiene un esfuerzo para ganarse las cosas, “lo que fácil se gana, fácil se va”

Por Jayser Bautista

30 de septiembre 2021

Compartir...

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.