Andrés Manuel López Obrador en la Sede de la ONU expone problemática tema corrupción

Por Araceli Aguilar Salgado 

“Es necesario que el más relevante organismo de la comunidad internacional despierte de su letargo y salga de la rutina, del formalismo, que se reforme, que denuncie y combata la corrupción en el mundo, que luche contra la desigualdad y el malestar social que cunden en el planeta, con más decisión, profundidad, con más liderazgo” Andrés Manuel López Obrador 

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio un discurso este martes en el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que expuso que el principal problema de las naciones es la corrupción en todas sus expresiones: los poderes transnacionales, la opulencia y la frivolidad como formas de vida de las élites; el modelo neoliberal que socializa pérdidas, privatiza ganancias y alienta el saqueo de los recursos naturales y de los bienes de pueblos y naciones.

El Presidente mexicano aseguró que el principal obstáculo para el derecho a una vida libre de temores es la corrupción en todas sus expresiones. Dijo que la opulencia y frivolidad como forma de vida de las élites es corrupción; así como el modelo neoliberal y el que los tribunales castiguen a quienes “no tienen para comprar su inocencia” y protejan a grandes corporaciones.

AMLO destacó que la corrupción es la causa de la desigualdad, la pobreza, la violencia, la migración y los graves conflictos sociales. Resaltó que como nunca en la historia se está acumulando riqueza en pocas manos, las cuales privatizan los recursos que son de todos.

Como ejemplo dijo expuso que mientras las grandes farmacéuticas que están desarrollando la vacuna contra Covid-19 han vendido el 94% de su producción, sólo se ha logrado distribuir por Covax el 6 por ciento.

Indicó que el dato sobre la distribución de las vacunas Covid-19 “debería llevarnos a admitir lo evidente”, que es que la generosidad está siendo desplazada por el egoísmo de lo privado y advirtió que, si los países no son capaces de revertir las tendencias de desigualdad, “no podremos resolver ninguno de los otros problemas que aquejan al mundo”.

El mandatario pidió a la ONU despertar de su “letargo”, salir de la rutina, “del formalismo”, reformarse y denunciar la corrupción en el mundo.

También pidió al organismo actuar “con más decisión, profundidad, con más protagonismo, con más liderazgo. Nunca en la historia de esta organización se ha hecho algo sustancial para el beneficio de los pobres”, acusó, aunque agregó que todavía hay tiempo para hacerlo “hoy es momento de actuar para las causas”, dijo.

Por otra parte, López Obrador indicó que propondrá a la Asamblea General de la ONU un plan mundial de fraternidad y bienestar, para que personas que sobreviven con dos dólares diarios puedan tener una vida digna.

Propuso que los recursos para financiar el proyecto podrían venir de la contribución voluntaria anual del 4% de las fortunas de las 1,000 personas más ricas del planeta, y un cobro igual a las 1,000 corporaciones mundiales más importantes y por último una cooperación del 0.2% de su PIB a los países miembros del G20.

Dijo que en total el fondo para esta causa podría disponer anualmente de un billón de dólares y la ONU podría otorgar reconocimientos a los gobiernos, personas y corporaciones por su fraternidad.

López Obrador indicó que los recursos de este fondo se tendrían que hacer llegar a los beneficiarios de manera directa, sin intermediación alguna, ya que en muchos casos los recursos que se entregan a organizaciones no gubernamentales se quedan aparatos burocráticos, en mantener asesores o se desvían y terminan por no llegar a los beneficiarios.

El mandatario indicó que, de aceptarse esta propuesta en la Asamblea de la ONU, se propondrá que los recursos sean otorgados a través de tarjetas o monederos electrónicos, dijo que en este caso el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional podrían ayudar.

Dijo que también es necesario realizar un censo para determinar cuántas personas serían las beneficiadas con este plan; y empezar a distribuir ayudas para pensiones a adultos mayores, becas de niños y niñas, apoyo a jóvenes y sembradores; y a su vez lograr la distribución de vacunas y medicamentos gratuitos entre los más pobres. “No creo que ningún miembro (permanente de la Asamblea) se oponga a esto”, indicó.

El Presidente destacó la propuesta que hizo al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para trabajar en las causas de la migración sin recurrir a acciones coercitivas. La propuesta consiste en aplicar los programas de Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en Guatemala, El Salvador y Honduras, y resaltó que la ONU debería adoptar estos mismos programas con el fin de atender a fondo los problemas en los países pobres que generan la migración.

Y nunca olvidemos que es un deber colectivo de las naciones ofrecer a cada una de sus hijas e hijos el derecho a la alimentación, la salud, la educación, el trabajo, la seguridad social, el deporte y la recreación.

Cierro recordando a dos patriotas y libertadores de nuestra América: José María Morelos y Pavón, Siervo de la Nación mexicana, que hace poco más de dos siglos, demandaba: “que se modere la indigencia y la opulencia”; y, casi al mismo tiempo, Simón Bolívar aseguraba que “el sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”.

Previo a dar su mensaje, el presidente López Obrador tuvo un encuentro con Antonio Guterres, secretario general de la ONU, para conversar sobre la relación y colaboración de México con la Organización.

En su intervención, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reconoció que la pandemia del coronavirus 2019 acentuó las dificultades de las desigualdades para las personas más pobres.

“Han caído en la pobreza más de 120 mil millones de personas adicionales, el hambre, las hambrunas acechan a millones de personas en todo el mundo. Enfrentamos la mayor recesión económica mundial desde la segunda guerra mundial, miles de millones de personas carecen de las redes de seguridad necesarias para afrontar las dificultades en materia de protección social, atención sanitaria y protección laboral”, destacó.

Guterres refirió que los habitantes de los países más ricos están recibiendo ya la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus, mientras que solo el 5% de la población de África, por ejemplo, han sido vacunados.

Dijo que ahora que se habla de recuperación, ésta será asimétrica, en la que las economías avanzadas invierten el 28% de su Producto Interno Bruto (PIB) en la recuperación, las naciones menos adelantadas apenas el 1.8%.

En su discurso, el secretario general de la ONU recordó el planteamiento del presidente López Obrador respecto a que, si a los de arriba les va bien, también a los de abajo.

Como bien dijo en aquella ocasión, la riqueza no es contagiosa, la exclusión y las desigualdades económicas, sociales y culturales tienen un costo devastador en materia de seguridad, de hecho, el aumento de desigualdades es un factor de la creciente desigualdad, especialmente en áreas donde se carece de servicios básicos.

Al término de su participación en el Consejo de Seguridad, el presidente López Obrador realizó un recorrido por la plaza de las Naciones Unidas junto a Marcelo Ebrard, António Guterres y Juan Ramón de la Fuente viendo las obras de artistas mexicanos que se encuentran en Nueva York.

El mandatario se reunió con el Secretario General de la ONU, António Guterres y recorrió las inmediaciones de la ONU, donde observó los murales de dos artistas mexicanos que fueron donados a la Organización. Aquí te contamos cómo estas obras de arte de México llegaron hasta Nueva York.

Rufino Tamayo El 29 de octubre de 1971, el artista mexicano Rufino Tamayo donó, en nombre del Gobierno mexicano -bajo la presidencia de Luis Echeverría, a la Organización de las Naciones Unidas el mural “Fraternidad”, el mural de dimensiones cercanas a cuatro por nueve metros, representa a las diferentes razas del mundo entrelazadas rodeando una hoguera y significa la fuerza del progreso, la industria y el ingenio del hombre. En palabras del propio pintor, el mensaje de “La Fraternidad” armonizaba con el de la ONU y la paz entre los pueblos del mundo.

En Julio de 2019, Juan Ramón de la Fuente, representante permanente de México ante la ONU explicó que parte importante de la candidatura del país para formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU se finca en una frase de Benito Juárez y un mural de Rufino Tamayo.

Un mural de Rufino Tamayo, que será otro emblema de nuestra campaña, que se llama ‘Fraternidad’, en donde aparecen siluetas de individuos tomados de la mano y con una pirámide atrás, que nos recuerda que México es un país milenario que este es un país que tiene mucho que ofrecerle al mundo por sus raíces, por sus orígenes y por su cultura

En septiembre de 2018, el Gobierno mexicano bajo el mandato del presidente Enrique Peña Nieto- donó a la Organización de las Naciones Unidas un cuadro del pintor Manuel Felguérez.

La pieza de unos cinco metros por dos metros fue colocada en uno de los muros más importantes en la sede de Nueva York por su ubicación: al inicio del llamado pasillo de las banderas, que conduce al salón plenario de la Asamblea General de la ONU.

De acuerdo a Juan José Ignacio Gómez Camacho, exrepresentante de Permanente de México ante la ONU, Felguérez visitó el edificio para conocer más sobre las labores de la Organización y durante su recorrido eligió ese muro para su obra. Gómez Camacho explica que esa pared era la más cotizada en la sede y que la propia ONU se negaba a otorgar el espacio a otros artistas por esa misma cuestión.

Incluso, antes de que el mural de Felguérez fuera colocado en el prestigioso lugar, este ya había sido asignado a una estatua de bronce que obsequiaría otro país. Para “pelear” el lugar, Gómez Camacho explica que “se inventó” una reunión sobre un tema de migración con el Secretario General, en la que al final le mostró una imagen de cómo se vería la obra del mexicano al inicio del pasillo de las banderas.

El título de la obra fue elegido a propósito de la agenda 2030 de la ONU, que se refiere a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se proponen, entre sus principales metas, eliminar la pobreza extrema y el hambre en el mundo en un plazo de 12 años.

Andrés Manuel López Obrador posó frente al Guardián de la Paz y la Libertad Internacional, un alebrije realizado por artesanos zapotecas que llegó a Nueva York el 4 de noviembre, como regalo del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, Con el propósito de demostrar a la ONU que México tiene una cultura potente, que puede mandar mensajes a través de nuestros artesanos, y como hace 76 años México sigue siendo un guardián de la paz y de la seguridad internacional.

El alebrije que vigila la explanada de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York es la combinación de un jaguar con águila, considerando que son animales fuertes y representan nuestra historia prehispánica y nacional y fue realizada por los artesanos Jacobo y María Ángeles.

Los alebrijes son criaturas fantásticas y alegres que surgieron de la imaginación del artesano mexicano Pedro Linares López, quien después de una pesadilla procedió a la elaboración de los primeros ejemplares en los años 30 del siglo pasado.

La fabricación de los alebrijes se realiza por medio de la cartonería, con una estructura de alambre y conformada por colores vistosos. Aunque algunos son elaborados con madera o carrizo. Dichas piezas son seres imaginarios, los cuales se componen por diferentes partes de varios animales

A su salida del hotel Millennium Hilton, en el que se hospedó la noche de este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador se acercó a integrantes de la comunidad mexicana para saludarlos. El mandatario mexicano fue recibido entre gritos de “Es un honor estar con Obrador, es un honor estar con Obrador”.

La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador es breve. Al término de su participación en el consejo de seguridad de la ONU, enviará un mensaje a los migrantes mexicanos radicados en Estados Unidos y luego se trasladará al aeropuerto para regresar a México.

“Cuando se entregan fondos supuestamente para ayudar a los pobres, organizaciones no gubernamentales, de la sociedad civil o a otro tipo de organizaciones, no quiero generalizar, pero en muchos casos, ese dinero se queda en aparatos burocráticos, en pagar oficinas de lujo, en mantener asesores o se desvía y termina por no llegar a los beneficiarios, por eso los recursos de este fondo deben llegar a los beneficiarios de manera directa. Andrés Manuel López Obrador 

 Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Presidenta del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.

Compartir...

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.