Hábitos saludables para los pulmones le ayudará a mantenerlos sanos de las enfermedades

Seguir unos hábitos saludables para los pulmones le ayudará a mantenerlos sanos de las enfermedades. Teniendo en cuenta el alto nivel de contaminación tomar medidas de precaución se ha convertido en algo importante.

Un hombre que vive hasta los 80 años de edad puede realizar más de 672 millones de respiraciones durante la vida. La función pulmonar disminuye con la edad al igual que otras partes del cuerpo. Sus pulmones se terminan de desarrollar a los 25 años y su función permanece estable durante unos 10 años para después declinar gradualmente. A los 65 años, normalmente se pierde hasta un litro de capacidad pulmonar respecto a la juventud. No fumar es la clave para evitar muchos problemas relacionados con el pulmón.

Deje de fumar

Este único hábito causa muchos problemas en los pulmones: reduce la función pulmonar y también está relacionada con las enfermedades pulmonares y el asma. El tabaco también contiene numerosos productos químicos que inflaman y dañan los pulmones.

Fumar tabaco, tanto de primera como de segunda mano, puede provocar cáncer de pulmón y EPOC, bronquitis crónica y enfisema. Conduce a un estrechamiento de las vías respiratorias, inflama y altera la función de los pulmones y destruye los tejidos con el tiempo. Haga de su casa un área libre de humo.

Controlar las enfermedades

Controlar cualquier problema médico crónico puede reducir potencialmente el riesgo de desarrollar una infección respiratoria. Las formas de prevenir la propagación de infecciones respiratorias incluyen lavarse las manos, evitar las multitudes durante la temporada de gripe y preguntarle a su proveedor de salud sobre las vacunas contra la gripe y la neumonía.

Las infecciones pulmonares a menudo se desarrollan como una complicación de otra enfermedad crónica. Las personas con insuficiencia cardíaca congestiva pueden tener acumulación de líquido en los pulmones, lo que aumenta el riesgo de neumonía bacteriana. Si la diabetes no está bien controlada, la enfermedad puede interferir con la función inmunológica, y eso puede aumentar el riesgo de infección pulmonar.

Evitar los contaminantes

Los productos químicos utilizados en el jardín o en el hogar pueden dañar los pulmones. Utilice una máscara si utiliza productos químicos fuertes.

Evite la exposición a la contaminación ya que daña los pulmones y puede hacerlos propensos a infecciones y enfermedades. Para mantenerse seguro, evite inhalar los gases de los tubos de escape tanto como sea posible, o el humo de segunda mano. También asegúrese de desempolvar los muebles con frecuencia.

Controle la humedad

Mantenga la humedad interior a un nivel aceptable utilizando ventiladores y rejillas de ventilación. Mantenga las superficies húmedas limpias y secas siempre que sea posible. Mantener la casa ventilada con aire fresco externo es una buena idea.

Para mantener sus pulmones sanos, también necesita mejorar la calidad del aire interior para que pueda respirar aire puro y fresco. Trate de instalar un purificador de aire que viene con un filtro HEPA, que elimina el 99,9% de los contaminantes en interiores como fragancias artificiales, moho y polvo.

Ejercicio

El ejercicio no solo lo mantiene en forma, sino que también mantiene la salud como uno de los mejores hábitos saludables para los pulmones. El trotar, los entrenamientos de intensidad ligera a media y las caminatas nocturnas cortas pueden mejorar significativamente la salud de sus pulmones y también lo mantendrán en buena forma.

Sin embargo, incluso si usted no tiene estos problemas, debe tomar medidas para preservar su función pulmonar y tal vez incluso disminuir su deterioro natural.

Sus pulmones a menudo están trabajando a la mitad de su capacidad porque no hay razón para que trabajen a su máximo potencial. Pero si usted hace ejercicio, esto asegura que su corazón lata más rápido y que los pulmones funcionen mejor. Haga ejercicios que le hagan respirar rápido para asegurar la salud de sus pulmones.

El entrenamiento regular con pesas puede aumentar la fuerza ósea, y los ejercicios pueden fortalecer el pecho, los hombros y los músculos de la espalda. Esto puede ayudarlo a mantener una postura que favorezca la respiración a fondo.

El ejercicio aeróbico no puede aumentar la función pulmonar, pero puede ayudar a mejorar la cantidad de oxígeno que usted toma con cada respiración. Trate de incluir algunos ejercicios de resistencia en sus rutinas regulares ya que eleva su ritmo cardíaco y le hace respirar más fuerte, lo que puede ayudar a mejorar la capacidad pulmonar.

Dieta saludable

Algunos de los mejores alimentos para los pulmones incluyen agua que hidrata el órgano, pescado graso rico en ácidos grasos Omega 3, manzanas, nueces y bayas.

Como buenos hábitos saludables para los pulmones usted también necesita seguir una dieta saludable. Incluir verduras verdes en su dieta, como el brócoli, la col y la col rizada, son buenas para mejorar la salud de sus pulmones. Al ser una buena fuente de antioxidantes benefician el flujo sanguíneo y mantienen sus pulmones sanos.

Una mayor ingesta de frutas ricas en antioxidantes y flavonoides, como plátanos, manzanas y tomates estaba asociada con una disminución más lenta en la función pulmonar, especialmente entre los ex fumadores.

Las especias también pueden ayudarle a combatir los problemas respiratorios. La curcumina, un pigmento amarillo que se encuentra en la cúrcuma, ha demostrado ser beneficioso para inhibir el crecimiento tumoral en el cáncer de pulmón, y tiene propiedades antiinflamatorias.

Algunos estudios sugieren que la curcumina y la capsaicina, el ingrediente que da el picante a los chiles, pueden inhibir el crecimiento del tumor en el cáncer de pulmón. En otros estudios, se ha demostrado que la curcumina tiene propiedades antiinflamatorias que pueden beneficiar a las personas con asma.

Comer frutos secos

Comer un puñado de nueces al día, incluyendo nueces y cacahuetes, puede reducir a la mitad su riesgo de morir de enfermedades respiratorias de acuerdo con un gran análisis de estudios sobre el consumo de frutos secos. También mostró reducciones significativas en la enfermedad cardíaca y el riesgo general de cáncer.

Las nueces son ricas en vitamina E, que reduce la oxidación celular y la inflamación en el cuerpo. Por supuesto, las personas alérgicas deben optar por alternativas antiinflamatorias, como el aceite de oliva y el pescado graso.

Mantenga la casa limpia

Los ácaros del polvo, caspa de mascotas y moho pueden desencadenar alergias y asma o empeorar los síntomas respiratorios existentes. Las alfombras son un reservorio de muchos de estos alérgenos de interiores.

Lave la ropa de cama con agua caliente una vez por semana. Mantenga a las mascotas alejadas de los muebles y de la cama. Elimine las cortinas para reducir el número de superficies donde pueden residir los ácaros del polvo. Aspire con frecuencia y elimine los materiales mohosos que no puedan limpiarse.

Los ejercicios de respiración pueden mantener sus pulmones sanos y limpios. Pruebe el ejercicio de respiración profunda, que es una de las maneras más sencillas de aumentar la energía en su cuerpo e incluso de mantener sus pulmones fuertes.

Hacer ejercicios de respiración profunda puede mejorar la eficiencia de sus pulmones, mantenerlos sanos y ayudar a las personas con enfermedades respiratorias a aprender a respirar mejor.

Respira profundamente

Pruebe la respiración con los labios fruncidos: inhale por la nariz y luego exhale lentamente por los labios fruncidos como si soplara una vela. Su exhalación debe ser de tres veces más larga que la inhalación.

Respirar por el vientre: Acostado, coloque una mano sobre el pecho y la otra debajo de la caja torácica. Preste atención a su vientre mientras inhala por la nariz. Apriete los músculos del estómago y deje que se hundan hacia adentro mientras exhala a través de los labios fruncidos. Esto entrena su diafragma para que asuma parte del trabajo de la respiración.


Hacer yoga

Algunos estudios sugieren que el yoga simple con estiramiento y respiración puede en realidad aumentar la función pulmonar y la capacidad de ejercicio. Puede entrar dentro de los hábitos saludables para los pulmones ya que un estudio de pacientes con EPOC, por ejemplo, mostró mejoría en la función pulmonar después de dos meses de entrenamiento.

Concluyeron que el yoga, especialmente los ejercicios de respiración pranayamica podrían ser un buen complemento a la terapia convencional.

También puede mejorar los síntomas y la calidad de vida de los pacientes con asma aunque los efectos sobre la función pulmonar fueron inciertos.

Fuente externa

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *