Los Toros se imponen 5-2 sobre los Tigres y así asumen el control de la final de la pelota invernal

En un pestañal al Licey le han hecho un torolío y tras un anormal estreno con paliza ya están debajo en el match 1-2, uno donde la etiqueta de favorito no está de su lado. Hacía casi 26 años que los Toros no jonroneaban a esta altura del año en su parque, pero el miércoles sus palos de distancia fue el recurso al que apelaron para imponerse 5-2 sobre los Tigres y así asumir el control de la final de la pelota invernal.

Otro partido kilométrico (4 horas y dos minutos), de alto voltaje, donde hubo cuatro jonrones, “perreo”, pelotazos, ocho expulsiones, incluyendo los dos dirigentes.

Los bambinazos de Jorge Mateo, Peter O’Brien y Christian Bethancourt produjeron las carreras suficientes para coronar un triunfo que le devuelve la ventaja de la casa perdida en el arranque de la serie.

Los palos de Mateo y Bethancourt produjeron dos vueltas y el de O´Brien rompió el empate a dos.

El cubano Yunesky Maya, que le costó carburar antes de tomar el control, cumplió con lo cometido al trabajar seis entradas que garantizó no apelar al relevo temprano. Toleró nueve hits, dos vueltas y ponchó dos en lo que marca su tercera final en líneas y Warner Madrigal (séptimo), Tim Peterson (octavo) y Ramón Ramírez (noveno) completaron la labor.

Jorge Mateo celebra al llegar al plato luego de conectar un descomunal cuadrangular productor de dos vueltas. ( FÉLIX LEÓN)

Para Mateo fue el segundo jonrón en días corridos. El mismo recurso al que apelaron el viernes para igualar la serie en la capital, esta vez con protagonistas diferentes y también remontando un choque donde cayeron debajo en el marcador temprano.

Unos azules inoportunos (5-1 con corredores en posición de anotar) y que tuvieron que apelar a ocho lanzadores tras la accidentada salida del abridor Luis Cruz para mantenerse en el marcador. Perdió Frank Garcés.

“Todavía estamos prendiendo los motores, los días libres nos pasaron facturas. Hemos tenido que trabajar en cosas pequeñas en la mecánica con el coach Julián Yan y ya se ven los resultados”, dijo O’Brien tras el desafío.

El cuarto encuentro de la serie se disputará el jueves en el estadio Quisqueya Juan Marichal, a partir de las 7:15 de la noche. Jorge Martínez será el abridor por la tropa azucarera.

Lino Rivera es sostenido por el cuerpo técnico al cierre del segundo capítulo luego de ser expulsado por protestar una llamada del árbitro Domingo Polanco. ( FÉLIX LEÓN)

Así anotaron

Los azules atacaron temprano a Maya. En el primero, Emilio Bonifacio abrió el partido con sencillo al jardín derecho. Erick Aybar falló con elevado al central y el derecho cubano sorprendió al corredor para sacarlo out en la inicial. Pero Hanley Ramírez le pegó doblete al centro y anotó con sencillo de Eric Filia por el izquierdo. No hubo más daño a pesar de que Jorge Bonifacio disparó hit por el medio del terreno, ya que Sócrates Brito cerró la entrada con rola a la intermedia.

Al cierre del segundo, el dirigente Lino Rivera fue expulsado tras sostener una agria discusión con el árbitro de primera, Domingo Polanco, tras este cantar out a un rodado por el campo corto del panañemo Bethancourt.

Los añiles aumentaron la ventaja 2-0 en el tercero con cuadrangular solitario de Ramírez, por el prado izquierdo.

Llegó el polémico cierre del tercero. Wendell Rijo abrió el inning con doblete entre primera y segunda y Jorge Mateo le siguió con un descomunal jonrón que impactó las vallas sobre la pared del prado izquierdo, uno que molestó a los jugadores azules por los gestos que hizo al terminar el swing.

De acuerdo al departamento de información del club, fue el primer batazo de cuatro bases despachado en el Francisco Micheli por un taurino en final desde que Julián Yan lo hiciera ante las Águilas, en 1994.

Al siguiente bateador, Rubén Sosa, fue golpeado por Luis Cruz, se molestó, y se vaciaron las bancas. Como resultado, los árbitros expulsaron a Cruz, Filia y Alfredo Simón por los capitaleños, en tanto que Sosa, Junior Lake y Félix Pié por los locales.

Entró a lanzar Fernando Cruz por los Tigres, que no aceptó rasguño en las siguientes dos entradas.

Pero en el sexto, los bates taurinos sonaron con contundencia y pusieron delante al local. O’Brien recibió a Garcés con un vuelacercas por el izquierdo para dar la primera ventaja bovina, 3-2. Luego Abraham Almonte logró sencillo al derecho, subió a lanzar Linder Castro y Bethancourt le disparó otro jonrón por el left para colocar el choque 5-2.

Tras Rijo fallar con fly al izquierdo Mateo fue golpeado, lo que provocó otro intercambio de palabras. El dirigente Luis Urueta fue expulsado, al igual que el lanzador Castro, por la advertencia que habían hecho los árbitros.

Fuente externa

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *